Expectativas de Comercialización: Lo que Viene

En esta última semana, como lo hemos visto a través de distintos medios, los principales commodities cerraron con subas interesantes en su precio internacional, cotizando en alza para esta época del año en Chicago.

Entre los mismos, el principal protagonista fue la soja, la cual el 27/06 cerró en un valor cercano a los USD 335 por tonelada. El impulso otorgado al precio podría deberse principalmente al reporte del USDA (United States Department of Agriculture), el cual evaluó y calificó al desarrollo para el cultivo de este año. El mismo concluyó que el estado de avance del mismo en cuanto a productividad y calidad, es algo inferior respecto del año anterior. Justamente, esta cuestión al generar expectativas de bajas en la oferta es la que permite otorgar subas al precio.

Haciendo referencia al maíz, la situación es algo similar. La calificación otorgada por el USDA ha sido en este caso también muy buena, aunque es cierto que la misma estuvo por debajo de las expectativas previamente planteadas para este cultivo. A su vez, al igual que en el caso de la soja, la calificación se encuentra hasta 8,5 puntos porcentuales por debajo de la otorgada el año pasado.

Por otro lado, si nos vamos al caso de los cultivos de invierno, el trigo finalmente pudo terminar en suba cortando con una racha bastante negativa de varias jornadas consecutivas. En contraposición a todo pronóstico y expectativas en relación a los rindes, el informe del USDA sorprendió arrojando muy buenas calificaciones también para este cultivo, lo cual sin dudas influyó para revertir el curso de la marcha que venía mostrando el valor del trigo.

Ahora bien, la gran duda que todos tenemos: ¿Seguirá el alza que venimos viendo? ¿Se estancará? ¿Caerán los precios?

A priori hay una cuestión que es cierta, como dice un antiguo dicho del mundo financiero: “Nadie se muere por tomar ganancias”. Una frase algo fría y racional, la cual se opone a nuestra emoción cuando vemos la curva elevándose. Es importante aquí analizar el contexto en su totalidad, además de por supuesto apuntar a diversificar las decisiones para atenuar riesgos y volatilidades. En primera instancia, es importante tener en cuenta el clima favorable que este año se está teniendo en Estados Unidos sobre todo en la región de los Grandes Llanos. A su vez, para el caso del trigo, algunos reportes indican que la velocidad de desarrollo de la cosecha es considerablemente alta. No nos olvidemos que los cultivos además vienen con calificaciones muy buenas para rendimiento. Todas estas cuestiones posiblemente sean responsables a la hora de traccionar y definir los precios en las próximas semanas, posiblemente se mantengan en los niveles que vienen mostrando o incluso algunas pequeñas bajas. O quizás no, y las subas se mantengan… En fin, como siempre es una cuestión de expectativas.

Share on Facebook
Be Sociable, Share!