¿Qué pasará con el trigo?

Muchas preguntas genera el cereal en este momento del año, con la siembra finalizada y noticias preocupantes sobre anegamientos en distintas zonas productivas.

La realidad nos muestra un mercado quieto, con expectativa alcista de parte del sector productivo y cautela desde el sector industrial y exportador. Si analizamos los valores del trigo posición Enero en el Mercado a Término vemos que el 15/6 valía 164 USD por tonelada. El precio al 21/9 es exactamente el mismo luego de reiteradas lluvias y problemas en zonas trigueras. ¿Explicaciones? Se suman varios factores:

Por un lado, se consumó la siembra de 5.500.000 hectáreas, un número alentador que muestra una consolidación del cereal luego del cambio de escenario en cuanto a roes y retenciones. Recordemos que en la campaña 12/13 se había llegado al mínimo histórico de poco más de 3.000.000 de hectáreas implantadas. Como aliciente, sin dudas la vuelta del trigo al escenario productivo mejora las decisiones de rotación de los campos.

Por otro lado tenemos a la exportación participando muy poco del mercado en este momento. Compró una buena cuota en niveles de 170/175 USD y se retiró. En los valores actuales rondando los 160 usd la oferta prácticamente desaparece.

El tercer punto es la molinería. Este eslabón, que consume alrededor de 6.000.000 de toneladas, que pasó de tener el 50% de la demanda nacional a consumir el 30% producto del aumento en la producción.

Como adicional, la calidad de la campaña pasada fue excelente, y la industria espera obtenerla nuevamente sin necesidad de desembolsar bonificaciones extraordinarias. En contrapartida a estos fundamentos nos encontramos con los productivos, que no son pocos y requieren sin dudas mucha atención:

Las condiciones de siembra no fueron las ideales. La ventana óptima en numerosos casos no pudo ser utilizada correctamente por las abundantes lluvias.

Los anegamientos en distintas zonas están generando un recorte de producción por perdida de hectáreas o por pérdidas de rinde, con lo cual la producción récord en la Provincia de Buenos Aires será un gran desafío para obtener. Según la Bolsa de Cereales de Rosario, la superficie se recortó en 150.000 hectáreas.

La calidad aún es una incógnita. Se produce con muy buenos materiales, pero el clima aumenta la incertidumbre.

En definitiva, el mercado aún no asimila estos inconvenientes y la demanda basa sus estrategias de compra en los fundamentos mencionados en primer lugar.

¿Qué pasará con el trigo? Una buena producción genera primas por logística que se traducen en descuentos sobre los precios para negocios en cosecha en este momento.

Sin dudas la buena elección de lotes y campos será una ventaja competitiva para el sector productivo en un escenario como el actual. Oportunidades de precios aparecerán y habrá que estar atentos.

Share on Facebook
Be Sociable, Share!