Archivo de la categoría: ganadería

Perspectivas de la industria ganadera en palabra de expertos

El evento Argentina Visión 2020/40 – La Ganadería que se viene contó con la presencia de Luis Bameule (Ex Presidente de Quickfood), Alessandro Radici (CEO de Ser Beef S.A.) y Carlos Riusech (Presidente del Frigorífico Gorina) quienes junto al Comité Asesor de ADBlick Ganadería (Víctor Tonelli, Fernando Canosa y Marcelo Paladino) compartieron su visión sobre las oportunidades y desafíos que tiene el sector para encarar una etapa de crecimiento de cara a los próximos años.

La presentación de la charla estuvo a cargo de José  Demicheli, Director General de ADBlick Agro, quien destacó la numerosa convocatoria y la importancia de generar nuevos espacios de reflexión acerca de las oportunidades y desafíos que se presentan en el negocio de la carne en Argentina.

Las políticas cambiantes referidas al sector han generado mucha flexibilidad y capacidad de adaptación entre los productores” así comenzó su discurso Luis Bameule. Además, agregó que “luego de haber perdido casi el 20% del stock ganadero y de haber caído fuertemente en el ranking mundial de los países exportadores, tenemos que capitalizar esta experiencia y aprender de los errores cometidos”. Finalmente, Bameule cerró su exposición agregando que “Argentina tiene enormes ventajas comparativas, tarde o temprano teníamos que reaccionar ante tanta barbaridad hecha en el pasado”.

Por su parte, Alessandro Radici focalizó su presentación en la terminación de la hacienda y los desafíos de producir pensando en la exportación. El CEO de Ser Beef S.A. aseguró que los factores claves para el éxito de un terminador son la eficiencia productiva, las compras y la integración con el cliente final. “Sin duda la vuelta a la exportación traerá enormes beneficios para nuestra actividad. Cuando nos referimos a buenas compras, no sólo tenemos en cuenta los costos sino más bien la genética del animal, resultan un factor fundamental para ser competitivos”.

Competitividad implica lograr la mayor satisfacción del consumidor por medio del mejor producto terminado y al menor precio posible” explicó por su parte Riusech. El presidente de Gorina compartió su visión acerca de las perspectivas de la industria frigorífica y aseguró que para tener competitividad, es necesario optimizar los costos, la productividad y eliminar la informalidad en todos los ámbitos. “Se están concretando medidas que nos costaron mucho trabajo. Hay buena predisposición y voluntad de las autoridades actuales en búsqueda de consensos y mejores prácticas. Hoy más que nunca tenemos que ponernos a producir”.

En un segundo bloque, Marcelo Paladino destacó que el ciclo ganadero necesita reglas de juego claras y que apunten a mejorar la competitividad pensando en el largo plazo. Si bien destacó que existe un renovado entusiasmo por el sector, explicó que resulta ineludible bajar los costos y reducir la presión tributaria para ser más competitivos.

Por su parte, Fernando Canosa sostuvo que Argentina está en un momento institucional muy importante. “El Presidente ha determinado que la carne es un producto estratégico” exclamó. Además, Canosa aseguró que “no hay región en el mundo que tenga la capacidad de producción que tiene el Mercosur. Y gracias a los recursos que tiene Argentina, podemos producir la mejor carne del mundo. El momento es ahora, con un mundo que demanda alimentos y gozamos de políticas públicas que acompañan el sector“, finalizó Canosa.

Por último, Víctor Tonelli afirmó que la demanda internacional de proteína animal es creciente, al mismo tiempo que hay poca capacidad para que los países productores puedan abastecerla. “La demanda supera ampliamente a la oferta, lo que nos coloca en una situación casi ideal cuando uno es parte de la oferta… no hay mejor momento para invertir entonces en ganadería que hoy” concluyó el especialista.

Share on Facebook

Valor de recupero: la Industria del cuero

La faena de bovinos está orientada hacia un producto final que es la carne pero del proceso industrial de ésta surgen distintos subproductos, los cuales toman una gran importancia económica y
se los denomina recupero, ya que con estos subproductos se paga el costo de faena. Por lo que en la mayoría de los casos el recupero se lo usa como parte de pago del servicio de faena. Los mismos se pueden dividir en: Alimentos, productos farmacéuticos, industriales generales, productos para la producción agropecuaria, etc.

El cuero es el subproducto más importante de la industria de la carne y puede representar un 7 a 8% en peso del animal. Algunos frigoríficos consideran que el cuero puede llegar a representar hasta el 10% del total del valor del animal en pie. Esto se puede deber, entre otras cosas, a que el complejo industrial del cuero tiene una larga tradición histórica en nuestro país y básicamente está integrado por cinco sectores: La producción ganadera, los frigoríficos, las curtiembres, las manufacturas de cuero y el calzado.

El cuero se caracteriza por tener una oferta inelástica, es decir, que los cambios en su precio no alteran las cantidades producidas. Al ser un subproducto de la carne, su oferta depende de la faena y en el largo plazo del stock de ganado bovino. Es el mercado de la carne es la que determina la oferta de cueros crudos, que se suscita como excedente de la actividad frigorífica.

Generalmente los cueros en bruto son vendidos por los frigoríficos directamente a las curtidoras. En el mercado actual, la Argentina es el 4º productor y exportador de cuero a nivel mundial. La industria del cuero y su cadena de valor son un sector que cada año exporta algo más de 1.000 millones de dólares. Según la Universidad Nacional del Nordeste, del total de las empresas, unas 40 concentran el 98% de las exportaciones, mientras una cantidad similar se ocupa del 2% restante. En general, son las curtiembres medianas y chicas las que abastecen al mercado interno.

Share on Facebook

Ganadería y el negocio que viene

Hoy nos encontramos próximos a cerrar un año movido. Tasas sumamente atractivas, elecciones, lanzamiento de créditos hipotecarios y políticas para el desarrollo del agro. Sin dudas, el comienzo del 2018 marcará el inicio de un nuevo ciclo para el campo y, por supuesto, para nuestro país. Una etapa quizás con un panorama más claro desde el punto de vista político y económico, en la que pareciera ser que finalmente, se avecinan buenos tiempos.

Desde el punto de vista de la Ganadería, está claro que la misma ha venido golpeada por la macro a lo largo de estos últimos años. En nuestro país, hemos sufrido una fuerte caída del stock ganadero y de las exportaciones, mientras que en paralelo, otros países productores crecieron notablemente en el sector capitalizando las oportunidades que el mundo nos presenta: Un mundo en el que la población mundial crece día a día y en el que es evidente un aumento de la demanda de alimentos; donde los cambios en los paradigmas de alimentación pisan cada vez más fuerte, sobre todo en los países del Lejano Oriente los cuales tienden hacia un mayor consumo de proteína animal.

El Gobierno ha venido tomando medidas este último tiempo, justamente para fortalecer al sector ganadero. El objetivo es muy loable; recuperar el terreno perdido e impulsar la economía de nuestro país en estos tiempos tumultuosos. Entre éstas, podemos encontrar la eliminación de los cupos de exportación, el sinceramiento del tipo de cambio y la quita de retenciones parecen marcar el comienzo de esta nueva etapa. No nos olvidemos que la actividad ganadera vacuna constituye uno de los sectores más tradicionales de la actividad económica en Argentina. Sin dudas es de suma importancia para la Argentina, principalmente por su rol generador de divisas y sobre todo dentro de este contexto, en el que la necesidad del ingreso de inversiones al país es un tema que ocupa nuestras cabezas en el día a día y es protagonista incluso en cualquiera de nuestras charlas de café.

Es evidente que se está re-impulsando un sector estratégico y vital de nuestra economía. La Ganadería es de esos jugadores históricos que hasta los chicos conocen, los cuales vuelven para jugar a lo grande, demostrar temple y sacar al equipo adelante.

La Ganadería ahora también estará favorecida por precios interesantes (la apertura de exportaciones proporciona notables aumentos en la demanda y por la caída del stock, hay poca capacidad para abastecerla). Es el momento para refinarse y dar el salto de calidad aprovechando las oportunidades que provee el contexto; avanzando en el plano institucional, limando asperezas entre los distintos integrantes de la cadena, controlando los márgenes de comercialización, mejorando los sistemas pastoriles en cuanto a tecnología de forrajes y estudiando a fondo las distintas líneas genéticas para obtener lo mejor de ellas.

Parece ser que el año próximo la Ganadería se viene con todo, terminará de consolidar su liderazgo y nos impulsará en el cambio hacia el desarrollo. Todo pareciera indicar que la misma representa el negocio que viene. ¿Quién no quiere entrar a la cancha con el jugador líder y referente histórico como capitán del equipo?

Share on Facebook

Recuperación del mercado de las carnes

Como gran novedad para el negocio ganadero, se realizó la Mesa de las Carnes, junto al Presidente Mauricio Macri, entidades de productores, sindicatos, industrias frigoríficas de consumo y exportación, proveedores de genética, asociaciones de criadores,
consignatarios y cadenas comerciales de la carne vacuna, aviar, porcina y ovina.

En lo que va del año, es el tercer encuentro que los representantes de la Mesa de las Carnes tienen con el presidente de la nación, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Negri y la Secretaria de
Mercados Internacionales del ministerio de Agroindustria, Marisa Bircher, entre otros funcionarios.

En dicha reunión se planteó la necesidad de seguir expandiendo el comercio internacional. A pesar de que éste creció un 20% en el primer semestre del año, en comparación al período de 2016. Para lo cual es necesaria la generación de nuevos mercados y profundizar los ya existentes. Como se dio en el caso de las inspecciones chilenas a frigoríficos, con el fin de renovar la habilitación de los establecimientos que exportan productos a dicho país.

Según consultores ganaderos que analizaron la situación que atraviesa el sector, destacaron que la suba del tipo de cambio y la fluidez de los reintegros fue responsable de la mejora en el escenario de las exportaciones de carne, entre otras medidas como lo fue la quita de retenciones a las exportaciones del cuero. Lo cual ayuda a recuperar una parte importante del valor de la faena.

También subrayaron las implicancias de las inspecciones a los frigoríficos que exportan carne, como el mayor objetivo de Argentina que es reinsertarse nuevamente en el mundo y recuperar los mercados que perdió en el pasado.

Share on Facebook

Uso de antibióticos en producción animal

Desde hace un tiempo en una producción que tiende cada vez más hacia la intensificación, los antibióticos son una herramienta muy utilizada por los productores. El problema no es la utilización si no el mal manejo o abuso de los mismos, sobre todo teniendo un impacto directo sobre el consumidor cuando no se respetan los tiempos de retiro previo a faena.

La utilización de antimicrobianos (ATM) no implica la aparición de enfermedades, alergias o resistencias en el consumidor, usando concentraciones correctas difícilmente se encuentre una dosis residual que vayas a desencadenar en una presión de selección hacia bacterias resistentes, dado que a tan bajas concentraciones los antibióticos no pueden actuar sobre microorganismos resistentes ni sensibles. La aparición de cepas resistentes puede asociarse fuertemente a este mal uso de la tecnología.

Existe una realidad inevitable, la intensificación lleva al productor a buscar maximizar la eficiencia de costos. Si tenemos en cuenta que la utilización de ATM como promotores de crecimiento implica una mayor conversión y haciendo más eficiente la producción habría que llevar la discusión en ese plano, hasta qué punto su utilización es correcta y de alguna forma regularla. Otro momento en el que el productor recurre a los ATM es para tratar animales enfermos, en esos casos deberá respetarse el tiempo previo a faena y ver cómo se puede concientizar a los productores que una aplicación irresponsable puede llevar a consecuencias directas en el consumidor.

Se debería llegar a un punto en el que los 2 se vean beneficiados, tanto el productor para mejorar su eficiencia productiva y el consumidor por no recibir un alimento en condiciones, con hacer un uso consciente se puede conseguir ese bien común.

Share on Facebook