Todas las entradas de: José Demicheli

Emprendedor y Empresario innovador Director Ejecutivo de ADBlick Agro y ADBlick Granos Profesor tiempo Parcial en Prácticas de Management, en el IAE Business School.

La clave del desarrollo

Por José Demicheli

Especial para Clarín rural

El Autor cuestiona cómo Argentina, un país con los mayores índices de emprendedores del mundo, perdió mercados de exportación y su producción se viene estancando. Advierte que no hay ámbitos inclusivos ni estímulos para el arraigo de los emprendimientos.

Seguir leyendo La clave del desarrollo

Share on Facebook

De emprendedores, agronegocios e instituciones inclusivas

La Argentina está alejada de la agenda global y no logra resolver cuestiones de fondo para salir adelante.

Por José Demicheli para La Nación

Cuando pensamos en lo que se conoce como actitud emprendedora, vemos que, en la región, la Argentina tiene los mejores índices de emprendedorismo e incluso triplica a los de España. Cada vez son más los argentinos que tienen trascendencia mundial como emprendedores. A veces me pregunto, ¿es por la Argentina o a pesar de la Argentina? Vemos que muchos de ellos terminan trabajando en Silicon Valley o radicando sus empresas en la región. ¿Cómo podemos, como país, generarles condiciones para que esto no pase?

Si analizamos a la Argentina como tercer productor de cereales y oleaginosos a nivel mundial, podríamos pensar que, ante el desarrollo y crecimiento de la demanda global de proteínas de los últimos ocho años, junto con el aumento de los términos de intercambio, el sector estaría en sus mejores momentos. Pero vemos que, lamentablemente, esto no es así; perdimos mercados y la producción se estancó, cuando los vecinos crecieron sustancialmente.

Pero, peor aún, hoy el productor se encuentra ante la disyuntiva de literalmente apostar a una siembra de trigo, pensando que las variables deberían o van a cambiar de acá a su cosecha. ¿Es esto lógico? ¿Tenemos como país que llegar a estos límites? Estos años el cluster productivo hubiera podido generar unas 30 millones de toneladas extra por año de exportación. ¿Realmente hace falta que hagamos la cuenta de lo que dejamos pasar como país y su impacto en la sociedad? Sin olvidarnos de las economías regionales, que como ejemplo basta la erosión que tuvo el vino en su competitividad exportadora por variables ajenas al propio sector; cuando poner en una góndola de Londres o Tokio un Malbec lleva más de cuatro años de trabajo.

En otra sintonía

¿Qué nos pasa a los argentinos? ¿Estamos como la rana en la cacerola? El mundo hoy discute otras cosas: en California se habla de licencias para camiones sin chofer, impresión en 3D de órganos, detección temprana de cáncer con una inversión de US$ 150 en equipamiento y no más de US$ 20 el estudio en sí mismo; nanotecnología, biotecnología y robótica a su máxima expresión. Una competencia feroz de instituciones, gobiernos y academias para captar los mejores talentos mundiales y generarles las condiciones para que emprendan ahí. Hoy, un adolescente en Kenia tiene más acceso a información del que tuvo un presidente como Bill Clinton durante su mandato.

Este desarrollo exponencial de las tecnologías está en sus inicios. En los próximos cinco años, 2000 millones más de personas tendrán acceso a Internet. Ya vimos la disrupción de estas nuevas tecnologías en la música (y lo que causó iTunes), en la distribución de video (Netflix vs. Blockbuster), en el mercado de los libros (Amazon vs Barnes & Nobles) o en la hotelería (Airbnb será en pocos meses la cadena de hoteles que más cuartos alquila y no posee un solo inmueble, siendo su valor de mercado ampliamente superior a la de Hilton Hotels).

¿Qué pasará con el resto de los mercados? ¿Cuándo estas disrupciones llegarán a las ventajas comparativas argentinas? ¿Qué estamos haciendo como país para prepararnos ante estos cambios exponenciales? ¿Estaremos como argentinos dependiendo del clima y una buena cosecha cuando vemos que una de las mayores preocupaciones de los Estados Unidos y de la Unión Europea es el cambio climático, que cada día se acentúa más? ¿Qué llegará primero? ¿La producción de alimentos clave sobre la cual hoy la Argentina tiene ventajas con nuevas tecnologías en distintos ambientes o el cambio climático que erosione esas ventajas comparativas?

La incertidumbre es lo único cierto. La pregunta es: ¿qué debemos hacer como argentinos para generar el ámbito para que los emprendedores puedan innovar en el país y regionalicen desde acá sus proyectos, las economías regionales puedan desarrollarse y el agro pueda crecer?

Un paso adelante

En su libro Por qué fracasan los países, Daron Acemoglu habla de instituciones inclusivas y básicamente las resume como estados democráticos que generan:

a) Incentivos para que su gente ahorre, invierta e innove.

b) Un estado presente en el que la capacidad y profesionalismo sean la fuente de pertenecia.

c) Un estado que respete la división de poderes, generando confianza y un círculo virtuoso.

Y esto a su vez genera mercados inclusivos que:

a) Permiten igualdad de oportunidades para todos y no para unos pocos.

b) Da lugar a la destrucción creativa que no es más que innovar y cambiar, generando una mejora sostenible y creciente en el largo plazo.

¿Podemos pensar que este año lograremos entre todos los argentinos empezar a discutir otras cosas? Pues cada año que pasa equivale, en desarrollo perdido, a varios años de la década pasada y varias décadas del siglo pasado. Comenta Acemoglu en su libro que, de tener que pronosticar, no ve a la Argentina con posibilidades de sumarse a la lista de países con instituciones inclusivas. ¿Cómo explicarle que está equivocado? De nosotros depende.

Daron Acemoglu

Por qué fracasan los países

Instituciones inclusivas

El economista turco (y profesor del MIT) comenta en su libro que, a la hora de hacer un pronóstico, no ve a la Argentina con posibilidades de sumarse a la lista de países con instituciones inclusivas.

Share on Facebook

Marcelo Paladino en Argentina Visión 2020

Share on Facebook

Cerramos el 2013, enfocados en el 2014

ADBLICK 2013OK

En este comienzo de año no quería dejar de saludarte y compartirte mis mejores deseos para el año venidero.

Hemos cerrado un año complejo donde pusimos el mayor de los esfuerzos para lograr los mejores resultados posibles, donde hemos aprendido de nuestros errores y donde esperamos salir fortalecidos para los años futuros. Habiendo superado varios obstáculos creemos que ADBlick es una empresa cada día más sólida, la cual ha logrado un equipo que se afianza, aprende y mejorar todos los días.

Nos podemos preguntar cómo será este 2014… tipo de cambio, inflación, contexto político argentino, confianza de las inversiones externas en nuestro país, precios de los commodities, clima, rindes, contexto mundial…poco podremos controlar de todo aquello, lo que si podemos es metodológicamente encarar cada semana con la certeza de que daremos lo mejor, con el compromiso de siempre y el profesionalismo que buscamos en cada acción y decisión, satisfaciendo y armonizando todos los bienes: el trabajo, la salud, la familia…que no es otra cosa buscar siempre la alineación de intereses, de esta forma podremos disfrutar el camino y juntos construir un mejor futuro para Todos nosotros.

La familia de ADBlick se compone de 800 inversores únicos donde cada año que pasa nos sentimos más cerca, aumentamos la confianza y tomamos la enorme responsabilidad de cumplir con sus expectativas. Creemos y sabemos que cada uno de ustedes es fundamental para nosotros y que sin ello este proyecto no sería viable.

Esperamos que hayas cerrado un año con alegría y con el mismo optimismo que tenemos nosotros desde ADBlick, donde sabemos que el trabajo y esfuerzo terminan dando sus frutos.

Lo mejor está por venir…

Cordiales Saludos

José Demicheli

Director ADBlick Agro

Share on Facebook

Redes efectivas conducen a conexiones duraderas

En función de una reciente nota sobre Richard Branson, el magnate de negocios inglés, conocido por ser fundador de Virgin Group, sobre la importancia del “networking”  y dado el interés e importancia que le damos en ADBlick a la metodología de trabajo, nos gustaría compartir con ustedes algunas reflexiones.

NETWORKING O EL ARTE DE GENERAR RELACIONES
El término networking se puso de moda hace un tiempo y consiste en interactuar informalmente con otras personas para mutuo provecho y asistencia. En la actualidad, la mayoría de los eventos empresariales disponen de momentos y espacios destinados específicamente al networking.

No importa cuán pesada sea la carga de trabajo, no se permita trabajar en su oficina todo el día; por la salud de su empresa, salga, conozca gente y desarrolle relaciones, asegura Richard Branson. Sin duda, el éxito en los negocios gira en torno a las conexiones. Al mismo tiempo, consideramos que la capacidad de relacionarse y generar contactos efectivos, esta implícita en casi todo el personal o por lo menos en los puestos jerárquicos.  Esto ha ayudado a varias empresas de Argentina a expandirse y hacerse conocer.

Para un emprendedor, la capacidad para crear conexiones es una gran ventaja. Es muy difícil conocer todos los negocios, por eso es importante poder hacer relaciones y trabajar en conjunto con gente que realmente es bueno en lo que hace. En ese sentido, ADBlick se ha asociado con líderes en cada proyecto para lograr ser más eficientes. Hace 5 años ADBlick estaba conformado por 80 inversores, hoy son más de 800 con un equipo de trabajo de 40 personas.

Esto fue la tarea más importante desde la empresa, cuando empezamos a establecer conexiones más allá de nuestro círculo inmediato, cuando estaba planeando la expansión de ADBlick Agro a través de otros medios. Pensar lo posible para hacerse conocer cuando creíamos que era imposible. Lograr que cada miembro de la empresa se comunique con otros, logre hacer marca y comercializarla constantemente. Eso es lo importante de la red de relaciones para los emprendedores:  cómo alentar a la gente a relacionarse.

Todo gira en torno al contacto personal
Los buenos administradores dan a sus equipos la libertad de establecer sus propios programas, al darse cuenta de que lo mismo aplica a las relaciones de los empleados con sus compañeros de trabajo y los clientes de la compañía.

Sin embargo, usted también puede hacer buenas conexiones mientras está sentado en su escritorio. A través de las redes sociales, puede estar en contacto con casi cualquier persona, y luego contactarla en el mundo real también. En estos días, lo único que le impide crear su red es cuánto tiempo dedique a ello. Todos pueden y deberían ser relacionistas.

Esas buenas conexiones generarán más buenas conexiones. Al final, todo se reduce a hablar con la gente. Dé seguimiento a la gente con la que le encantaría trabajar y empiece a compartir sus propias ideas.

Share on Facebook