Archivo de la categoría: ganadería

El mundo le da revancha a la ganadería argentina

La carne argentina sigue siendo un producto muy valorada a nivel mundial por su alta calidad. Un claro ejemplo de ello es que ha sido nombrado dentro de los seis países reconocidos como aptos para exportar a la UE en el marco de la cuota 481. Los otros cinco son EE.UU, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Uruguay.

En lo que respecta a los mercados, los expertos coinciden en señalar que la demanda mundial de carnes será creciente y exigente en cuanto a calidad e inocuidad, y en las formas y sistemas de producción. Así, la ganadería vacuna nacional enfrenta excelentes oportunidades en el mercado internacional, debido a las mejoras logradas en el estatus sanitario a partir del control de la fiebre aftosa y del reconocimiento internacional de la Argentina como país libre de BSE (“mal de la vaca loca”), y al desarrollo de los establecimientos de engorde a corral (feedlots), los cuales se vieron motivados en los últimos años por el avance de la agricultura y la necesidad de concentración de la producción.

Para aprovechar esta oportunidad nuestro país deberá contar con un volumen de producción suficiente para satisfacer las demandas crecientes del mercado internacional sin desabastecer un sostenido mercado interno. Esto nos pone ante un muy importante desafío: cómo mejorar la producción (en cantidad y en calidad).

El volumen total de la cuota 481, de la cual nuestro país forma parte, es de 48.200 toneladas de carne de calidad superior, fresca, refrigerada o congelada, que ingresan al mercado europeo sin aranceles. Esas toneladas son distribuidas en cuatro trimestres de 12.500 toneladas cada uno. Esta cuota tiene la particularidad de que no es asignada en porciones a cada una de las naciones, como la Cuota Hilton, sino que se trata de un cupo general por el que compiten los países habilitados. Hay que tener en cuenta que esta cuota incluye 17 cortes de carne.

Entre los requisitos exigidos por la Unión Europea para la importación de esta carne, los animales deben estar encerrados a corral durante 100 días con dietas de alta concentración energética, que son las que habitualmente se usan en los feedlots del país.

Los cortes de carne vacuna que integren el contingente deben provenir de animales con las siguientes características:

  • Vaquillonas (hembras no paridas) o novillos (machos castrados).
  • Menores de 30 meses – Hasta dos dientes incisivos permanentes (verificación en planta frigorífica).
  • Durante los 100 días previos al sacrificio, como mínimo, alimentados únicamente con raciones que cumplan con los siguientes parámetros:
  • No menos de 62% sobre materia seca de concentrados y/o co-productos de cereales
  • Con un contenido de energía metabolizable igual o superior a 12,26 MJulios por kilo de materia seca (2,93 MCal/Kg MS).
  • Consumo diario no inferior al 1,4% de su peso vivo en materia seca.

Sumado a todo lo antes mencionado, los precios internacionales de la carne resisten al derrumbe del precio de las commodities y hacen que el negocio tome aún mayor atractividad frente a otras alternativas.

agronegocios, fideicomiso,

Share on Facebook

Ganadería: una herramienta para cuidar el valor del peso

La incertidumbre que en la actualidad transmite la coyuntura del país, le pone trabas a la economía, que se encuentra expectante al qué pasará en las próximas elecciones. En este contexto, aquellos pequeños inversores que necesitan resguardar el valor de sus pesos ante una inminente devaluación, no encuentran en el mercado las herramientas necesarias. Desde ADBlick Agro vemos la ganadería como un efectivo instrumento dentro de la economía real para comprar “dólares a precio oficial”. La carne ha demostrado ser un activo que sigue la curva del dólar, ajustando casi inmediatamente ante cambios en el mismo. Si a este factor, le sumamos una mayor apertura de Argentina al mundo, y que el stock ganadero del país se ha visto fuertemente disminuido y no está preparado para abastecer la demanda interna y exportar a niveles de otras décadas, es esperable que el ajuste sea aun mayor que la devaluación.

tabla1

En la última década, a diferencia de nuestros vecinos productores de carne, Argentina ha perdido terreno en el marco internacional, viendo caer todos sus números y cuotas de exportación. Mientras Brasil, Uruguay, e incluso Paraguay vieron la oportunidad y se posicionaron como principales exportadores de carne bovina, nuestro país ha caído al 11° puesto en el ranking de exportadores. La ganadería argentina enfrenta la oportunidad de aprovechar la excelente demanda de los mercados internacionales. A la ya conocida Cuota Hilton, se suman la Cuota 481, China, Rusia, Estados Unidos y Canadá, entre otros destinos. Si bien se esperan mejores perspectivas a futuro, cuando imperen otras condiciones para la actividad, es necesario encontrarse bien posicionados para sacar provecho de ello.

Es aquí donde vemos una oportunidad, pero para ello es necesario plantear un negocio de escala y eficiente, con operadores de marcada trayectoria y experiencia en el rubro. ADBlick Ganadería es un proyecto que cumple estos requisitos, sumando socios estratégicos como ADECO Agro, operador del mismo, y a Colombo y Colombo, encargado de la comercialización. Otro factor importante para entrar en ganadería es el “timing”. La relación ternero/novillo es la que marca la conveniencia entre las distintas etapas, y determinan el momento de entrar o salir en este negocio. En la actualidad, esta relación se encuentra atrasada con respecto a sus valores históricos, es decir, que en términos relativos, el ternero está barato. Esto presenta la oportunidad de entrar en el negocio en la etapa de recría, comprando dichos terneros en el mercado, y llevándolos hasta la etapa de terminación, obteniendo como producto novillos gordos. Es el planteo que creemos que hoy es el más adecuado, siempre pensando en apuntar a novillos que apliquen a la cuota 481 de exportación, pudiendo así, obtener mejores precios en el mercado.

“La ganadería es la caja de ahorro del campo”, una herramienta que hoy brinda el contexto para cuidar el valor del peso.

agronegocios, fideicomiso,

Share on Facebook

Ganadería: una década perdida

Desde 2010, y por primera vez en la historia, más de la mitad de la población mundial está viviendo en ciudades. Aunque la economía mundial ahora está creciendo a un ritmo más lento, el crecimiento de la clase media a nivel global, y por ende mayores ingresos, han provocado un cambio en la dieta, incrementando la demanda de proteínas, en particular la carne. Este cambio ha sido especialmente fuerte en los países en desarrollo tales como China, Hong Kong y Vietnam, desequilibrando la demanda mundial.

A pesar de que el consumo y la producción mundial de carne vacuna se han mantenido estables, las exportaciones han incrementado un 25% entre el 2010 y el 2014.

Los principales exportadores de carne vacuna en el mundo se abrieron camino en un contexto que impulsó el comercio internacional de este producto. Entre los años 2007 y 2014 Australia incrementó sus exportaciones un 21%. Nuestros vecinos Uruguay y Paraguay no se quedaron atrás, con un 6% y un sorprendente 76% respectivamente. Si bien Brasil contrajo sus exportaciones un 8% en ese mismo período, ha incrementado su stock ganadero en un 20%, y sigue siendo el principal exportador a nivel mundial.

Nuestro país, por el contrario, tuvo una performance nada destacable. La Argentina ocupa en la actualidad el 11o puesto del ranking como exportador, cayendo cinco puestos en los últimos 7 años, inclusive por debajo de sus vecinos, Paraguay y Uruguay, y exportando un 60% menos que en ese entonces. Este panorama negativo de las exportaciones a nivel país se debe principalmente a las restricciones a las exportaciones y retenciones.

En términos productivos los números tampoco son alentadores. La Argentina, entre el año 2007 y el 2014, redujo su stock ganadero en un 12% y su producción de carne vacuna en un 15%.

Estos resultados se obtienen con políticas que desincentivan la actividad, y llevan a la liquidación de vientres, y al auge de la agricultura en dicho período, que desplazó a la ganadería a zonas marginales.

Con elecciones a la vista, pensando en la cadena de la carne como un punto importante en la agenda del nuevo gobierno, y con condiciones internacionales que pueden ser aprovechadas con una mayor apertura al mundo, el panorama de la ganadería argentina debería mejorar.

Es aquí donde vemos una oportunidad, pero para ello es necesario plantear un negocio de escala y eficiente, con operadores de marcada trayectoria y experiencia en el rubro. ADBlick Ganadería es un proyecto que cumple estos requisitos, sumando socios estratégicos como Adecoagro, capitalizador del mismo, y a Colombo y Colombo, operador comercial.

agronegocios, fideicomiso,

Share on Facebook

El negocio Ganadero: Una apuesta a futuro

El contexto internacional marco un quiebre. Los precios agrícolas cayeron fuertemente y la soja ya no es la estrella del campo. Como consecuencia, aquellos lotes de riesgo para la agricultura están volviendo a la ganadería, lo cual abre una ventana para el negocio, que dada su relativa estabilidad se encuentra hoy en condiciones de aprovechar esta oportunidad y tomar vuelo. Pero esta decisión no sólo debe ser una opción coyuntural de ventaja momentánea, sino que se debe volver a la producción ganadera con una visión estratégica, de largo plazo y comprometida con los modelos productivos sustentables.

Las políticas macroeconómicas argentinas siguen golpeando a la agricultura, e impactando de manera negativa en el negocio de la carne vacuna. Debido a esto, en el país se siguen liquidando vientres (45,8% faena de hembras) y faenando animales livianos. A pesar de esto, el mercado sigue llevando los precios, y consumiendo todo lo que localmente se produce. Si se piensa en estos incrementos sin retención de vientres, un panorama de mayor apertura y con un incremento de demanda, hará subir aun más los precios. Si bien no se sabe quién ganará las próximas elecciones, si tenemos en cuenta las declaraciones de los dos principales opositores, las expectativas son positivas en términos de política de exportaciones (mejora en el tipo de cambio neto y eliminación de ROE´s).

Localmente, la relación de precios “ternero/novillo” se encuentra distorsionada. Especialistas en el tema consideran que esto debe ajustarse, pero no en detrimento del precio del “ternero”, sino que el “novillo” será quien haga el ajuste para arriba.

A pesar de la caída del comercio internacional, la marca “Carne Argentina” sigue teniendo fuerza. El ciclo ganadero es largo y no hay que cegarse ante la posibilidad de la carne vacuna. Hay que prepararse hoy para aprovechar las condiciones que se presenten en el futuro.

Share on Facebook

Exportar carne a China

En el marco de la visita oficial de la presidenta Cristina Fernández a China, se habló de incrementar las exportaciones de carne vacuna, ya que en la actualidad solo ingresan cortes congelados y deshuesados. Y destacó que el país tiene “características especiales” como productor de alimentos y “es competitiva en la producción de granos”.

Las importaciones de carne bovina de China pasaron de 30 mil toneladas res con hueso en 2011 a 415 mil toneladas en 2013, lo que implicó un crecimiento de 374%, cifra que también habría crecido en 2014. En caso de que se abrieran las exportaciones totalmente, implicaría que el número se supere y que realmente sea un gran negocio entrar en un proyecto de Bovinos de escala.

El fuerte crecimiento de las importaciones chinas de carne se debe principalmente a la gran expansión económica de ese país, al aumento de la población y sus ingresos, a las mejoras en la infraestructura, a la rápida urbanización y a una oferta escasa, que también disparó los precios.

Fernando Vilella, Director del Programa de Agronegocios y Alimentos de la Universidad de Buenos Aires, desarrolló en detalle este tema, durante el Día del Inversor ADBlick. Acá podés ver el video de su presentación:

Actualmente, Australia es el principal abastecedor de carne, con más de 50% del mercado.

Se estima que la demanda de todos los tipos de carne en China siga creciendo sostenidamente a lo largo de los próximos 10 años y que, en el caso de la carne vacuna, prevé que las importaciones lleguen a 850 mil toneladas en la próxima década.

Es por esta razón que es de suma importancia poder generar convenios con China y suministrarle alimentos durante los próximos años.

Share on Facebook