Todas las entradas de: Hilario Bonizzoni

El Mundo Oriental y la demanda de alimentos

Hoy nos encontramos cerrando un 2017 lleno de cambios. Nadie puede negar que se ha vuelto algo largo y muchos de nosotros seguramente estemos pensando que es necesario tomarse unas buenas vacaciones con el objetivo de recargar energías para encarar un 2018 que se viene con todo. A nivel mundial, todos sabemos que la población mundial está creciendo día a día, la esperanza de vida al nacer está en aumento en varios países emergentes e incluso la configuración los paradigmas de alimentación está cambiando. En muchas charlas de café, siempre hacemos referencia a que China es el principal referente de esta nueva era e impulsor del cambio. Sin embargo, estas afirmaciones pueden confundir y esta cuestión no es algo que vaya a mantenerse constante de por vida.

Si hacemos un análisis de los números, podemos ver que el gigante de oriente capaz esté necesitando unas vacaciones desde el punto de vista poblacional. El crecimiento demográfico prácticamente se ha paralizado en China y estimaciones indican que aumentaría sólo 0,3% por año en la próxima década. ¿Qué significa ese 0,3%? Básicamente es una cifra que está por debajo del valor promedio de la expansión de la población mundial e incluso, menor al alza demográfica de EEUU. El dato a priori es estremecedor… ¿Podría enfriarse el consumo mundial de alimentos?

Hay dos cuestiones que son clave a la hora de pensar que el enfriamiento sería inviable. En primer lugar, si bien China dejaría de ser en los próximos 10 años el país más poblado del planeta, India aparece como nuevo líder y protagonista en el impulso de la demanda de alimentos. Es importante recordar que China tiene políticas para frenar el crecimiento de la población pero su vecino hindú, no. Por tales motivos, desde el punto de vista de la cantidad demandada, todo pareciera indicar que seguiremos en el tren del crecimiento a nivel mundial.

El otro aspecto a analizar es el cómo está constituida dicha demanda. Centrándonos nuevamente en China, la clave radica en los cambios de estructura de la población desde el punto de vista interno. Lo que puede observarse es la aparición de una nueva clase media a partir del fuerte impacto migratorio desde áreas rurales a áreas urbanas. Esto trae aparejado en primera instancia un aumento de los ingresos per cápita, el cual es el motor de un boom de consumo. Además, esto marca una transformación en la dieta de dimensiones nunca vistas a nivel histórico. Esta nueva clase media presenta una nueva dieta, constituida principalmente por proteína animal, en detrimento del muy conocido arroz y legumbres.

Argentina presenta condiciones agro-ecológicas privilegiadas que lo hacen ser el cluster erealero-oleaginoso más productivo a nivel mundial. A su vez, nuestro potencial para producir proteína animal ya es muy reconocido. Históricamente, el agro argentino es un sector de nuestra economía de excelencia a nivel mundial, demostrando en retiradas ocasiones la capacidad de superación y vocación de vanguardia. El incremento de la población mundial y los cambios en los paradigmas de alimentación causarán un aumento exponencial de la demanda de alimentos y está claro que desde Argentina somos capaces de satisfacerla ya que estamos
en el lugar indicado para producir alimentos.

Está en nosotros poder capitalizar esta oportunidad volviendo a ser líderes en la producción de alimentos, para estar así en la cresta
de ola e impulsar nuestro camino hacia el crecimiento…

Share on Facebook

Visión 2020 | La ganadería que viene

Share on Facebook

Sectores líderes en la reactivación de la economía

Share on Facebook

Agricultura Sustentable: Es Posible

En estos tiempos se suele hablar mucho del término “sustentabilidad”. Es un tema muy frecuente hoy en los medios, en nuestras charlas de café, sobre-mesas e incluso en algunas reuniones con amigos. Sin embargo, suele haber algo de confusión a lo largo de este concepto. Muchas veces asociamos la palabra sustentable con producción de alimentos orgánicos, cuidado del medio ambiente y preservación del entorno. Nuestra idea hoy es abordar algunos aspectos referidos a la Agricultura Sustentable y su proyección de cara al futuro. Ahora bien, para esta cuestión sería importante definir en primera instancia el término sustentable, para evitar confusiones. Cuando hacemos referencia a la sustentabilidad, básicamente hablamos de sistemas en torno a tres cuestiones centrales: Economía, Cuestión Social y Medio Ambiente, preservando los recursos para su posterior utilización por parte de generaciones futuras.

La actividad agropecuaria ha estado en jaque por muchas décadas. A la misma se la ha acusado en varias ocasiones de ser una de las principales responsables de los cambios ambientales que se vienen dando. Entre estos, podemos mencionar la situación de cambio climático a partir de la emisión de gases de efecto invernadero, la degradación de ecosistemas causada por los cambios en el uso de la tierra y la contaminación a partir de efluentes, derivados de agroquímicos y fertilizantes, entre otros. Hace ya algunos años, desde la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) se viene impulsando una nueva forma de llevar a cabo la actividad agropecuaria. A partir de estos cambios introducidos, comenzó a desarrollarse un sistema de producción sostenible a largo plazo el cual se conoce como Agricultura Sustentable. La misma, básicamente promueve un equilibrio entre productividad, para poder abastecer de alimentos (a precios razonables) a la sociedad, rentabilidad para el reconocimiento económico del  productor agropecuario y el cuidado del medio ambiente.

Muchas veces no nos damos cuenta que detrás de los alimentos que integran nuestra mesa de todos los días está el campo y la producción agropecuaria. Dado que la protección de cultivos es sumamente fundamental para abastecer la creciente demanda de alimentos, para atenuar el impacto ambiental en línea con la Agricultura Sustentable, fueron desarrolladas las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). Estas últimas aparecen como un cimiento sólido y fundamental para construir la Agricultura Sustentable.

Según la Cámara de Sanidad y Fertilizantes (CASAFE), las Buenas Prácticas Agrícolas son un conjunto de principios, normas y recomendaciones técnicas aplicables a la producción, procesamiento y transporte de alimentos, orientadas a asegurar la protección de la higiene, la salud humana y el medio ambiente, mediante métodos ecológicamente seguros, higiénicamente aceptables y económicamente factibles. La gestión responsable de agroquímicos tiene como objetivo lograr el manejo y uso responsable de los fitosanitarios durante todo su ciclo de vida:

  • Desarrollo
  • Ciclo Comercial
  • Uso a Campo
  • Eliminación
  • Deposición Final de Envases

En todas estas etapas, se apunta a reducir el efecto invernadero, generar una menor cantidad de residuos, minimizar la frecuencia de ocurrencia de accidentes de trabajo y a optimizar el uso de la energía y el agua. Con la puesta en práctica de estas recomendaciones, se disminuirán los efectos indeseados no solo para el operario y el medio ambiente, sino también para nosotros, los consumidores de alimentos.

Históricamente, el agro argentino es un sector de nuestra economía de excelencia a nivel mundial. El mismo, ha demostrado en retiradas ocasiones la capacidad de superación y vocación de vanguardia. Somos conscientes de que la Argentina es el cluster oleaginoso más productivo del mundo, contando con recursos naturales y condiciones agro-ecológicas realmente privilegiadas para la producción de alimentos. Para poder satisfacer la demanda creciente a partir del aumento de la población mundial, es sumamente importante que nosotros seamos responsables a la hora de preservar tales condiciones mencionadas, cuidar la capacidad de nuestros suelos y la calidad de nuestros alimentos.

Share on Facebook

“La tendencia va a ser la fusión entre el mundo digital con lo real en el agro” | Alejandro Larosa

Share on Facebook