Todas las entradas de: Francisco Merello

Francisco Merello, se graduó como Licenciado en Ciencias de la Comunicación y posteriormente logró también una licenciatura en Marketing en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. Años anteriores trabajó en Mapfre Argentina Seguros en asesoramiento y atención de requerimientos de los asegurados. Posteriormente, se incorporó al Departamento de Comunicación de Pan American Energy L.L.C, en la organización y desarrollo de actividades de Responsabilidad Social. Participó, a su vez, en la planificación y redacción de artículos para la revista de la compañía. Francisco es un apasionado de los deportes de equipo como el fútbol y el rugby. En los años 2003, 2004 y 2005 ha representado al país en los mundiales juveniles de rugby con el Seleccionado Nacional. Durante muchos años integró distintos Seleccionados Provinciales y Nacionales hasta que en los años 2008, 2009 y 2010 ha sido parte del Seleccionado Mayor de Rugby de “Los Pumas”. Actualmente, Francisco es el capitán del Equipo Argentino de Seven de Los Pumas, equipo con el cual fue subcampeón del mundo en 2009. En sus tiempos libres disfruta estar con su familia, leer y realizar ejercicio físico.

El Sorgo, una oportunidad inmensa para el agro

El Sorgo es una gramínea que se cultiva principalmente en algunas zonas de Europa, América y Asia como cereal para consumo tanto humano como animal con la producción de forrajes, para la elaboración de bebidas alcohólicas, harinas (pastas, cereales, pan, etc).

Una de sus principales ventajas es que el Sorgo es un cultivo bien simple y seguro: su resistencia a la sequía (con un mínimo de 250 mm, durante el lapso en que se lo cultiva, puede producir granos!) y a las altas temperaturas hacen que sea un cultivo muy importante en muchas partes del mundo de regiones áridas dónde no pueden nacer otros cereales.

Actualmente, este cultivo es cada vez más usado en la producción de bioetanol, siendo con el maíz, el trigo y la cebada de los cultivos más apropiados. Además, al tratarse de un alimento carente de gluten, representa una opción nutritiva para las personas celíacas, con lo cual su producción ha crecido considerablemente durante los últimos años.

A pesar de todas estas bondades, es importante destacar que en la década de los 80s, desplazado por los precios de la soja y el maíz, esta gramínea llegó al punto de casi desaparecer por falta de mercados. Como dijimos, teniendo en cuenta que el grano tolera temperaturas altas y sequías prolongadas donde difícilmente puedan crecer otros cultivos, son quizás estos factores los que le permitieron al Sorgo sobrevivir ante el avance arrollador de la soja en las últimas décadas.

Sin embargo, en los últimos años Argentina se ha convertido junto con Australia y Estados unidos en uno de los países exportadores más importantes de Sorgo Granífero. En nuestro país la importancia del sorgo como parte integrante de un sistema de producción radica en la utilización como grano y forraje para alimento animal y como parte esencial de un sistema de rotaciones para mantener la productividad y estabilidad estructural del suelo. La suerte del Sorgo podría seguir mejorando si el país lograse exportar el grano a China:

El gigante asiático, en muy poco tiempo se transformó, producto de cambios en sus dietas y hábitos, en el principal importador mundial del grano y se espera que para 2015 absorba casi 4 millones de toneladas, la mitad del comercio total.

Es importante mencionar que en países como India, África en su conjunto, China y Brasil (dónde se pueden ver migraciones rurales a las ciudades) la población aumenta considerablemente año a año. De esta manera, podemos proyectar que de la mano de una demografía mundial en aumento, la necesidad de producir alimentos para un mundo que así los implora se intensificará también. Así, con demanda asegurada y por ende también los precios (más allá de los “serruchos”), resulta fundamental optimizar la eficiencia productiva alcanzada para seguir manteniendo el nivel de competitividad. Con una demanda sólida como la China, el sorgo podría plantarse frente a las otras opciones agrícolas que tienen los chacareros y el país lograr una ventana al mundo para seguir generando oportunidades en el Agro.

Share on Facebook

GUILLERMO NIELSEN: “Pésima calidad en el diseño de la política económica”

El pasado jueves 24 de Julio, se llevó a cabo el quinto encuentro por el Día del Inversor en el “Club Alemán”, en el cual participaron 76 inversores. En esta oportunidad, nos visitó el destacado economista, el Licenciado Guillermo Nielsen, quien brindó su punto de vista respecto a la economía argentina y su coyuntura actual.

Se formó un interesante debate entre los participes, en el cual los inversores pudieron plantear diversas inquietudes sobre la situación que atraviesa nuestro país y por sobre todo, cómo ésta influye sobre los distintos negocios agropecuarios. Por otro lado, junto con José Demicheli y el Equipo de ADBlick Agro, se repasaron las novedades de cada proyecto en particular.

 

Share on Facebook

Optimizar la eficiencia productiva para mantener la competitividad

El Agro en Argentina ha sido un impulsor permanente de su economía. Si bien es cierto que la producción nacional se vio estimulada por una fuerte demanda externa, el sector supo desarrollar la industria de clúster y alcanzar una eficiencia productiva tal que se ha convertido en el complejo cerealero-oleaginososo más grande del mundo. Es un mercado con mucha competitividad y alto potencial de crecimiento.

Por tales motivos, podemos ver cómo las compañías multinacionales concentran cada vez más su interés en países como el nuestro para integrarse en la cadena de valor, logrando el desarrollo de negocios conjuntos y asegurando su participación en la industria local: Bayer se hizo de la compañía Biagro, la china COFCO adquirió Nidera, Basf se quedó con la controlante de una productora de insumos local, Monsanto cerró una alianza estratégica, el trigo comenzó a atraer materiales de Francia, etc. Todos estos movimientos no son casuales sino que siguen una estrategia de fondo.

Para muchos especialistas, las multinacionales incursionan o refuerzan sus inversiones en Argentina para lograr una optimización del negocio, un desarrollo superior en materia de semillas y con el fin de conocer en profundidad un mercado en crecimiento. El objetivo ya no es, ni será, sólo el desarrollo y la comercialización de productos terminados. Más bien, la estrategia de fondo es la de asegurarse el control de insumos básicos como son las semillas y todos aquellos instrumentos que potencien y garanticen un mayor rendimiento de los cultivos.

Si bien Bayer y Biagro (empresa Argentina fundada en 1984, pionera en el desarrollo de inoculantes para leguminosas y productos para el manejo integrado de plagas) ya mantenían relaciones comerciales, la alemana completó la compra de Biagro para sumar más tecnología a la soja y mejorar los cultivos. Vale la pena mencionar que esta última tiene plantas de producción tanto en la Argentina como en Brasil, los mayores productores de proteínas del mundo. Por su parte, Bayer ya adquirió tres semilleros de Brasil y desde allí está incorporando variedades de soja para probar.

La reciente incursión de ADBlick Granos en el negocio de Insumos, sigue esta misma lógica pues busca asociarse a empresas locales de mucha jerarquía y con muchos conocimientos para desarrollar tareas diferentes a las propias, pero relacionadas en gran medida y que combinadas pueden satisfacer una necesidad en común. Esa necesidad común proviene de generar sinergias y economías de escala en cada compañía.

Por otro lado, es sabido que la población en el mundo se duplicó desde 1960 hasta principios de este siglo. Teniendo en cuenta la demografía mundial en aumento (principalmente de la mano de India, África en su conjunto y China), la demanda global de productos agrícolas intensificará la necesidad de producir alimentos para un mundo que así los implora: en muchos países se han alcanzado niveles asombrosos de consumo de alimentos.

De esta manera, resulta fundamental para el sector optimizar la eficiencia productiva alcanzada para seguir manteniendo el nivel de competitividad.

En este sentido, podemos ver un fuerte interés también de grandes empresas Chinas reforzando su presencia en Argentina, focalizadas en invertir fuerte en el mercado local para avanzar en el desarrollo de variedades y multiplicidad de semillas. De esta manera, la estrategia no es otra que incrementar la oferta agroalimentaria del planeta. Podemos dilucidar así cómo estas multinacionales entienden que tener la semilla y potenciar su rendimiento resulta fundamental para hacer frente a la demanda de alimentos a mediano y largo plazo antes mencionada.

De alguna manera, los cereales siguen siendo con gran diferencia la fuente de alimentos más importante del mundo, tanto para el consumo humano directo como, de una manera indirecta, para los insumos de la producción pecuaria. Por lo tanto, lo que ocurra en el sector de los cereales será crucial para los suministros mundiales de alimentos.  Con la incursión de empresas multinacionales buscando optimizar el rendimiento de los cultivos, se logrará un avance notable a nivel mundial en la mejora de la nutrición humana.

Sin duda alguna, la tecnificación creciente del agro y los desarrollos tecnológicos alcanzados en muchas regiones de América Latina, lideradas por Brasil y Argentina, ofrecen una oportunidad única para lograr el desarrollo de negocios en conjunto con empresas multinacionales. Es que el aumento de la productividad de un país, depende en gran medida de la capacidad que tenga para absorber las inversiones externas directas.

El éxito de una política económica se mide hoy por su capacidad para atraer y concretar inversiones. La productividad y la inversión entonces van de la mano. Espero como sector podamos aprovechar esta oportunidad para seguir manteniendo la capacidad de producción sustentable y la competitividad que nos diferencia.

Share on Facebook

Por el buen camino, pero aún queda mucho por recorrer

La cosecha de los cultivos de Invierno/Fina (Trigo, Cebada y Colza) han dejado un saldo favorable. Se alcanzaron en promedio buenos rindes equivalentes a los del Plan de Negocio. Además, se pudo seguir avanzando con la siembra de Soja de Segunda, recordemos que este es un cultivo que se siembra en los mismos lotes una vez cosechados los cultivos de invierno.

Por otro lado, a hoy ya contamos con el 100% de los cultivos de verano sembrados (Girasol, Maíz y Soja de Primera). Estamos en una etapa importante en cuanto a la rama productiva del proyecto y estas semanas se logró un interesante avance en este tema.

Hasta hace algunos días, la realidad indicaba que producto de las intensas olas de calor sufridas en las últimas semanas, estos cultivos estaban necesitados de agua. Las recientes lluvias vinieron muy bien para continuar así por el buen camino que estuvimos transitando desde Marzo cuando empezamos a construir la presente Campaña. Las perspectivas son alentadoras. Si bien falta todavía un largo trecho por recorrer, tenemos muchas expectativas para lo que queda.

A continuación, algunos comentarios respecto a los cultivos de verano:

Girasol: Es el principal cultivo de la cartera de la presente Campaña. Los más adelantados están en pleno llenado y los más atrasados están terminando el cuajado, por lo que están bastante definidos. Si bien es el cultivo que mejor tolera la falta de agua, estas lluvias lo favorecieron considerablemente.

Maíz: En algunas zonas ya están en floración mientras que en otras están un poco atrasados por la falta de agua. En algunos campos de Tandil cayeron apenas 3mm, esperemos que llueva para que no impacte mucho en el rinde general. El resto de los maíces presentan un buen desarrollo.

Soja 1ª: A este cultivo en general le venía lloviendo, pero estas últimas precipitaciones fueron fundamentales más que nada para algunos campos en la Cuenca Media que venían más complicados. A hoy se podría decir que está en presupuesto el cultivo pero todavía faltan ver los efectos de dichas lluvias en los rindes finales.

SOJA 2ª: La lluvia también resultó imprescindible para que termine de nacer en la zona de Madariaga (tarde, pero ayuda). Si bien hay algunos campos que todavía no tuvieron agua, los especialistas pronostican lluvias para lo que queda de la semana con lo cual esperamos que reciban algo de agua para lograr la humedad necesaria. Por la zona de la Cuenca y Capilla del Señor, la Soja de Segunda venía bien en general y estas últimas precipitaciones le van a dar un empujón aunque todavía falta un recorrido largo. En fin, si sigue lloviendo podemos llegar a tener una buena cosecha de este cultivo.

Compartimos los cuadros con los detalles de la lluvia de los últimos días:

Cuadro de lluvias del 19 y 20 de enero

 

Localidad

Zona

mm

Capilla del Señor

BARADERO- CHACABUCO

15

Gral. Belgrano

CUENCA MEDIA

20 – 30

Monte

CUENCA MEDIA

30 – 50

Udaquiola

CUENCA MEDIA

10

Roque Perez

CUENCA ALTA

30

Cañuelas

CUENCA ALTA

20

Chascomus

CUENCA BAJA

10

Mechongue

MAR Y SIERRAS – COSTERO

15 – 20

Cuadro de lluvias del 21/01

 

Localidad

mm

Capilla del Señor

BARADERO- CHACABUCO

20

Gral. Belgrano

CUENCA MEDIA

95

Monte

CUENCA MEDIA

40 – 50

Pila

CUENCA MEDIA

60 – 80

Udaquiola

CUENCA MEDIA

55

Roque Perez

CUENCA ALTA

20-40

Cañuelas

CUENCA ALTA

30 – 40

Alvear

CUENCA ALTA

5

Chascomus

CUENCA BAJA

100

Lezama

CUENCA BAJA

65

Madariaga

MADARIAGA-MAIPU

40 – 50

Maipu

MADARIAGA-MAIPU

30 – 50

Las Armas

MADARIAGA-MAIPU

40

La Numancia (Tandil)

MAR Y SIERRAS – SERRANO

60

Tandil

MAR Y SIERRAS – SERRANO

30

Martin Fierro (Tandil)

MAR Y SIERRAS – SERRANO

3

Necochea

MAR Y SIERRAS – COSTERO

90

Loberia

MAR Y SIERRAS – COSTERO

60

Mechongue

MAR Y SIERRAS – COSTERO

80

A modo de resumen, podemos decir que los cultivos de invierno han sido simplemente un gran primer paso. En cuanto a los cultivos de verano, las recientes lluvias fueron indispensables en muchos campos y en la mayoría de los lugares todavía seguía lloviendo. Si de aquí en adelante sigue cayendo la suficiente agua, es posible lograr una buena gruesa que sumado a los rindes alcanzados de la fina, tendría que concluir en una gran Campaña. De todas maneras, como siempre decimos, aún tenemos por delante un largo camino por recorrer y somos conscientes que la Campaña no finaliza hasta cosechar el último lote y vender el último grano. Sin dudas, los casi 600 inversores que compartimos y formamos parte de este Proyecto, estamos esperando un buen año después de tanto compromiso y esfuerzo de parte de todos! 

Share on Facebook

El agro argentino y su potencial a largo plazo

La Argentina podría producir 157,7 millones de toneladas de granos para 2020 equivalente a ingresos por 100.000 millones de USD significando más empleo, inversión y dinamismo a la economía

En función a los recientes estudios publicados por I&D del grupo CREA y las notas en La Nación – La producción espera una señal de largada (http://www.lanacion.com.ar/1647339-la-produccion-esperauna-senal-de-largada); compartimos el siguiente artículo muy interesante.

La Argentina se beneficia de enormes recursos naturales y de una gran superficie disponible apta (principalmente en la región pampeana) para el desarrollo conjunto de la agricultura y ganadería, algo que no se logra en otros países.

Más allá de la calidad de su suelo, de sus bondades climáticas y de las condiciones agro-ecológicas que goza el país, es indudable que a lo largo de la historia y soportando impactos de diferentes crisis en distintos momentos, el Agro en Argentina ha sido un impulsor permanente de su economía. Si bien es cierto que la producción nacional se vio estimulada por una fuerte demanda externa, el sector supo desarrollar la industria de clúster y alcanzar una eficiencia productiva tal que se ha convertido en el complejo cerealero-oleaginososo más competitivo del mundo.

Más allá de que hoy nuestra moneda puede ser poco competitiva en términos de tipo de cambio y teniendo en cuenta los aumentos de costos en dólares, gracias al nivel de productividad logrado, a la eficiencia en el manejo de costos y a la escala alcanzada, el Agro Argentino sigue teniendo una gran competitividad a nivel mundial y su potencial es inmenso. Según especialistas, para el 2020, el valor bruto de la producción podría superar los US$ 100 mil millones, lo que inevitablemente implicaría mayor ingreso de divisas para el país y por ende se fomenta el empleo y se le da dinamismo a la economía.

Por otro lado, es importante mencionar que en países como India, África en su conjunto, China y Brasil (dónde se pueden ver migraciones rurales a las ciudades) la población aumenta considerablemente año a año. De esta manera, podemos proyectar que de la mano de una demografía mundial en aumento, la necesidad de producir alimentos para un mundo que así los implora se intensificará también. Así, con demanda asegurada y por ende también los precios (más allá de los “serruchos”), resulta fundamental optimizar la eficiencia productiva alcanzada para seguir manteniendo el nivel de competitividad.

 Si bien las perspectivas para los próximos años son alentadoras, es imprescindible mantener políticas de estado que alienten el largo plazo y generen oportunidades para el sector, que motiven, promuevan y coordinen los esfuerzos del Agro. Es necesario que actores de gobierno, actores de la industria del agro, productores, etc. se encaucen en pos de un objetivo común para lograr mayor producción, aumento de divisas para el país y mejor calidad de vida para la sociedad.

Para prosperar, irremediablemente se necesitan reglas claras y espíritu de mirar hacia adelante. Al futuro no se lo debe adivinar, se lo debe forzar, desear y para ello es necesario tener la voluntad de cambiar las circunstancias y la historia para que las cosas se logren. Las políticas de largo plazo son indispensables para optimizar el potencial que el Campo en su conjunto tiene de aquí a los próximos años, con todo lo que ello implica para el país. Quizá sea más triste reconocer en varios años que hoy no discutimos por lo que es la década ganada/perdida, sino por lo que fue la década “desperdiciada”.

 

Share on Facebook