Archivo de la etiqueta: soja

Columna para dueños de campo: Muy buena relación insumo/producto

Les presentaremos la relación insumo/producto, la cual es muy buena respecto a las últimas campañas, viendo una posibilidad para abaratar los costos para esta campaña, por lo menos para los insumos de mayor incidencia en el costo de producción. Las relaciones insumo/producto de Urea, Fosfato Diamónico y Glifosato, con Trigo Maíz y Soja; desde enero de 2010 a la fecha.

Recuerden que estas relaciones son armadas con Precios Disponibles de Productos. Verán en primer lugar las curvas de precios de Insumos y; en segundo las tablas y las curvas de las RIP. RIP = Relación Insumo / Producto.

Diferencia: Verán este concepto en las Tablas, y se establece allí la “diferencia” entre la RIP. Hoy y la RIP Promedio de los últimos 7 años, que dicha diferencia sea negativa significa que hoy se necesitan menos kilogramos de producto para comprar un kilogramo del insumo. O sea, oportunidad de compra.

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.26.13

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.26.13

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.28.12

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.28.41

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.29.12

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.29.42

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.30.12

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.30.35

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.31.16

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.31.48

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.32.22

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.32.56

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.33.26

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.33.54

Captura de pantalla 2017-02-14 a las 13.34.24

Conclusiones preliminares:

  1. En todos los productos, la mejor relación de precios, frente al promedio de los últimos 7 años, se da con Fosfato Diamónico, en segundo lugar con Urea y en tercero con Glifosato.

  2. En todos los insumos, la mejor relación, frente al promedio de los últimos 7 años, se da con Maíz, en segundo lugar con Soja y en tercero con Trigo.

  3. La mejor relación insumo/producto es Fosfato Diamónico/Maíz y la peor del análisis es Glifosato/Trigo, pero en todos los casos estamos en mejor situación que el promedio de los últimos 7 años.

Conclusiones finales:

En todas las empresas agropecuarias se utilizarán tarde o temprano estos insumos, incluso para pasturas o verdeos; motivo por el cual, y a pesar de que ya se hayan comprado todos los necesarios para esta campaña agrícola, NO es una mala decisión anticipar compras para el futuro haciéndolo con productos en stock.

“Al fin de cuentas nuestras empresas agropecuarias son máquinas que compran insumos con productos de la campaña anterior y siempre será una buena decisión aprovechar una favorable relación entre ellos”.

Un gran Ingeniero criador de la zona de General Guido, siempre dice: “No importa tanto el precio del ternero o de la vaca; la situación del negocio de la cría la marca claramente la cantidad de terneros que necesito para pagar el sueldo de mi encargado“.

Por: Esteban Romero – ADBlick Granos

Share on Facebook

La Argentina vuelve al segundo lugar como exportador mundial

La decisión del actual gobierno de ponerle fin a las trabas para exportar,  le está permitiendo al país recuperar posiciones históricas en el ranking exportador de varios productos. Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, realizado por sus técnicos Julio Calzada y Federico Di Yenno, en el caso del maíz, uno de los cultivos que tenían cuotas para exportar, la Argentina vuelve al segundo lugar como exportador mundial, tras haber caído al cuarto puesto.

En este sentido, para la campaña 2015/2016 de maíz, que corresponde a la última cosecha, Estados Unidos queda primero, con 48,2 millones de toneladas de exportación, seguido por la Argentina, con 19,5 millones de toneladas, mientras que el tercer puesto lo comparten Ucrania y Brasil, con 16,5 millones de toneladas.

En el ciclo 2014/15 se habían colocado 18,9 millones de toneladas de maíz argentino en el exterior.

Ya hay proyecciones de 25 millones de toneladas para la nueva campaña, 2016/2017.

Por lo pronto, la Argentina este año le gana posiciones a Brasil, que tuvo problemas con su cosecha. Más allá del volumen entre un ciclo y otro, esta campaña los exportadores tuvieron más fluidez, por la liberación del comercio que aplicó el gobierno de Mauricio Macri, para cerrar negocios con los importadores.

El trigo es otro caso testigo de un cultivo intervenido con el kirchnerismo que de a poco va recuperando terreno. Con las trabas del anterior gobierno, la Argentina cayó del cuarto al octavo lugar como exportador. Ahora, está trepando un escalón, para ser el séptimo, con 9,1 millones de toneladas. El subsecretario de Agricultura de la Provincia de Buenos Aires, Ganadería y Pesca bonaerense, Miguel Tezanos Pinto, aseguró hoy que la provincia  prevé exportar a Brasil cerca de 4 millones de toneladas de trigo correspondientes a la campaña 2016/2017 logrando un 25% más de trigo sembrado en la provincia, lo que provocará que más del 50% del trigo nacional lo aporte Buenos Aires.

“En el ranking mundial de exportadores, el primer lugar lo ostenta la Unión Europea, con 34,67 millones de toneladas; segunda se ubicaría Rusia, con 25,54 millones, y la Argentina está séptima, con 9,1 millones de toneladas”, detalla la Bolsa rosarina.

También hay buenas noticias para el girasol, cultivo que, si bien no tenía trabas como el trigo y el maíz, afrontaba una tasa de retención del 32%, que se eliminó. Tras el cambio de condición, crecieron las exportaciones de semilla de girasol, rubro donde la participación era escasa. Sucede que la Argentina destina la mayor parte de su producción, de unos 3 millones de toneladas, para el procesamiento como harina y aceite (está tercero en el ranking exportador de este último subproducto). Ahora, en semilla de girasol el país trepa del séptimo al segundo puesto.

Además, de cuarto productor mundial de aceite de soja en el ciclo 2014/2015 sube al tercer puesto como productor mundial, de nuevo desplazando a Brasil.

De acuerdo con la Bolsa rosarina, para el ciclo 2016/17 la Argentina exportaría cerca de 84 millones de toneladas de granos y productos derivados. “Esto representa una participación relativa del 11,5% en el comercio mundial medido en volúmenes físicos (calculado en 727,72 millones de toneladas)”, precisó el informe.

Share on Facebook

Soja o maíz, ¿Qué conviene?

La oleaginosa parece sacar ventaja en la campaña que viene pero lo mejor es ir de a dos.

Hace unos meses parecía que el área sembrada con maíz iba a aumentar significativamente. Ahora, con las variaciones registradas en los precios, el cereal perdió terreno frente a la soja, reina y figura de la producción agrícola nacional. Todo esto dentro de la siembra gruesa 2016/2017.

El cambio en los precios de la soja y el maíz en los últimos dos meses ha configurado un nuevo escenario productivo. Si bien en términos económicos el cereal ha perdido terreno respecto a la oleaginosa, no significa que sea inviable su producción. Una rotación que combine ambos cultivos brinda márgenes positivos tanto en campo propio como arrendado y además contribuye a la sustentabilidad del sistema agrícola.

En una campaña en la que dábamos por hecho una mayor cantidad de maíz en nuestro país, el tamaño del incremento en el área sembrada comenzó a variar a la par de su precio y el de la soja.

Con el nuevo gobierno se produjeron tres hechos importantes para el agro argentino: eliminación de los cupos y los derechos a la exportación para la mayoría de los cultivos y subproductos con excepción de la soja, y la unificación del tipo de cambio. Mientras que los dos primeros beneficiaban particularmente al cereal, la unificación del tipo de cambio benefició a todos los productos agrícolas por igual. En base a este nuevo escenario, la premisa era hacer más maíz.

Pero, en los últimos meses, los precios para el cereal comenzaron a deteriorarse en relación a la soja. Si observamos el precio relativo soja/maíz desde los primeros días de 2015, la relación se encontraba por encima del promedio histórico. Cuando se concreta la eliminación de los cupos y los derechos a la exportación a partir de diciembre de 2015, la situación cambia drásticamente dado que el precio del maíz experimenta un gran incremento, conduciendo a que la relación soja/maíz se ubique por debajo del promedio. Pero a partir de mayo, el precio del cereal empieza a descender en mayor medida que el precio de la soja, por lo que la relación de precios volvió a oscilar en torno a los valores históricos.

Si bien los números del maíz son más bajos, no dejan de ser buenos resultados. Una situación intermedia la da el escenario donde se combinan los dos cultivos. Pensando en el cuidado de los suelos y en un mayor plazo, es decir, en la sustentabilidad del sistema productivo agrícola, la combinación SOJA Y MAÍZ es una opción más responsable y beneficiosa.

Share on Facebook

El agro argentino y su potencial a largo plazo

La Argentina podría producir 157,7 millones de toneladas de granos para 2020 equivalente a ingresos por 100.000 millones de USD significando más empleo, inversión y dinamismo a la economía

En función a los recientes estudios publicados por I&D del grupo CREA y las notas en La Nación – La producción espera una señal de largada (http://www.lanacion.com.ar/1647339-la-produccion-esperauna-senal-de-largada); compartimos el siguiente artículo muy interesante.

La Argentina se beneficia de enormes recursos naturales y de una gran superficie disponible apta (principalmente en la región pampeana) para el desarrollo conjunto de la agricultura y ganadería, algo que no se logra en otros países.

Más allá de la calidad de su suelo, de sus bondades climáticas y de las condiciones agro-ecológicas que goza el país, es indudable que a lo largo de la historia y soportando impactos de diferentes crisis en distintos momentos, el Agro en Argentina ha sido un impulsor permanente de su economía. Si bien es cierto que la producción nacional se vio estimulada por una fuerte demanda externa, el sector supo desarrollar la industria de clúster y alcanzar una eficiencia productiva tal que se ha convertido en el complejo cerealero-oleaginososo más competitivo del mundo.

Más allá de que hoy nuestra moneda puede ser poco competitiva en términos de tipo de cambio y teniendo en cuenta los aumentos de costos en dólares, gracias al nivel de productividad logrado, a la eficiencia en el manejo de costos y a la escala alcanzada, el Agro Argentino sigue teniendo una gran competitividad a nivel mundial y su potencial es inmenso. Según especialistas, para el 2020, el valor bruto de la producción podría superar los US$ 100 mil millones, lo que inevitablemente implicaría mayor ingreso de divisas para el país y por ende se fomenta el empleo y se le da dinamismo a la economía.

Por otro lado, es importante mencionar que en países como India, África en su conjunto, China y Brasil (dónde se pueden ver migraciones rurales a las ciudades) la población aumenta considerablemente año a año. De esta manera, podemos proyectar que de la mano de una demografía mundial en aumento, la necesidad de producir alimentos para un mundo que así los implora se intensificará también. Así, con demanda asegurada y por ende también los precios (más allá de los “serruchos”), resulta fundamental optimizar la eficiencia productiva alcanzada para seguir manteniendo el nivel de competitividad.

 Si bien las perspectivas para los próximos años son alentadoras, es imprescindible mantener políticas de estado que alienten el largo plazo y generen oportunidades para el sector, que motiven, promuevan y coordinen los esfuerzos del Agro. Es necesario que actores de gobierno, actores de la industria del agro, productores, etc. se encaucen en pos de un objetivo común para lograr mayor producción, aumento de divisas para el país y mejor calidad de vida para la sociedad.

Para prosperar, irremediablemente se necesitan reglas claras y espíritu de mirar hacia adelante. Al futuro no se lo debe adivinar, se lo debe forzar, desear y para ello es necesario tener la voluntad de cambiar las circunstancias y la historia para que las cosas se logren. Las políticas de largo plazo son indispensables para optimizar el potencial que el Campo en su conjunto tiene de aquí a los próximos años, con todo lo que ello implica para el país. Quizá sea más triste reconocer en varios años que hoy no discutimos por lo que es la década ganada/perdida, sino por lo que fue la década “desperdiciada”.

 

Share on Facebook

Avance de Campaña 5 – Noviembre 2013

Compartimos los avances de la 5ta Campaña de ADBlick Granos.

RINDES
Las lluvias y temperaturas de primavera han favorecido a los cultivos de fina/invierno que están muy próximos a cosecha. Si bien pudimos sobrellevar un invierno con falta de agua, y tanto el trigo como lacebada tuvieron algunos días de viento y calor, estos cultivos están en estado de llenado avanzado de grano. Hoy tenemos muchas expectativas para alcanzar los rindes presupuestados en dichos cultivos de fina (colza, cebada y trigo).

Con respecto a la gruesa (Girasol, Soja y muy poco Maíz), en dónde las condiciones climáticas permitieron poder sembrar en tiempo y forma los cultivos, el arranque fue bueno y la proyección es alentadora.

El girasol, el principal cultivo en la campaña actual, en general alcanza buenos logros y en los próximos días ya se termina con todas las fumigaciones y fertilización, por lo que los cultivos en su etapa inicial estarían prácticamente cumplidos. Si el clima sigue acompañando, se estaría alcanzando el rinde objetivo.

Los últimos días hizo un poco mas de calor con viento, afortunadamente no sufrimos temperaturas extremas y anuncian agua para esta semana, lo cual favorece la siembra de soja de segunda.

PANORAMA DE PRECIOS
Con respecto al panorama de precios, tanto el trigo como el girasol gozan de una gran parte de la producción con precio tomado a valores alentadores. Los precios  de otros cultivos (cebada y maíz por ejemplo) no son buenos, pero su peso en la cartera es menor y en el caso del maíz existe una situación de mercado un tanto particular.

Si bien la carrera es larga y el negocio de granos es muy dinámico y volátil por estar atravesado por múltiples variables, eso  en definitiva lo que lo hace tan interesante. Tenemos muchas expectativas para esta campaña, las tendencias son favorables y la proyección es alentadora.

Share on Facebook