Todas las entradas de: Andrés Oliver

Andrés Oliver, se graduó como Licenciado en Economía y Administración Agraria en la Universidad de Buenos Aires. Luego de un año en Inglaterra, donde participó en un establecimiento Agrícola-Ganadero y Haras de una experiencia "work and Travel" se incorpora al equipo para liderar la dirección de operaciones de ADBlick. A su vez, desde la dirección de inversiones comparte los análisis de nuevos negocios con potenciales inversores.

Variables claves de la olivicultura Argentina y Mendocina

Cuando se analiza la olivicultura en Argentina, uno de los principales puntos a tener en cuenta es la superficie, que tuvo un enorme crecimiento a fines de los 90’ a partir de la promoción mediante diferimientos impositivos. Con ello se pasó de unas 30.000 Has a casi 100.000 Has cultivadas en poco tiempo.

Cuando se analiza la rentabilidad del sector en los últimos años uno encuentra que muchas plantaciones han sido abandonadas. ¿Cuáles fueron las causas de estos factores? La respuesta simple sería, como todo en la Argentina de los últimos años, por el tipo de cambio atrasado, altos costos relativos y retenciones a la exportación. Pero considero que una respuesta más profunda sería: Competitividad del sector.

Cuando se analiza los indicadores de la producción argentina se encuentran las siguientes ineficiencias, que definen la competitividad o no de la producción olivícola.

  • Energía en Riego: Salvo las plantaciones con riego a nivel (Como ocurre en Mendoza), el resto de las plantaciones con riego a partir de pozos de agua gastan en torno a 500 USD/ha Año en energía para riego. Lo que explica entre el 25 y 30% del costo de producción. En las plantaciones con riego a nivel, ese gasto resulta de 100USD/Ha, 20%.
  • Productividad: Cuando se analiza la producción lo que importa no son los Kg de aceituna producida por hectárea sino de aceite (que se encuentra dentro de esas aceitunas). La media de los rendimientos argentinos es de 1.600Kg/ha de aceite, se debería estar en torno a 2.000 Kg/ha.
  • Costos de producción: La olivicultura a nivel mundial sufrió un proceso de mecanización muy grande durante los últimos 10 a 15 años. Este proceso fue más lento en Argentina debido a:
    • Primero a la necesidad de adaptar los sistemas de plantación propia de los 90’-00’.
    • Segundo, la devaluación del 2002 bajó mucho los costos de la Mano de Obra en USD. Recién desde 11’, donde la inflación en USD fue más marcada y la necesidad de reducir costos de mano de obra, por lo surge el…
    • Tercer motivo: la restricción a las importaciones de maquinarias.
      • Para entender la importancia de este factor, solo la cosecha puede representar un costo de 50US/Tn (10% del Ingreso Bruto -IB- ) cosechado a máquina, contra 300USD/Tn (75% del IB) cosechado a mano.
  • Calidad del producto: Muchas de las fincas plantadas a partir del diferimiento se ubicaron en zonas marginales para la olivicultura. Consecuencia de ello, los bajos rendimientos en aceite ya mencionados. Otro problema consecuente con la ubicación seleccionada es la calidad del aceite. El Consejo Olivícola Internacional (COI) define determinados parámetros químicos y organolépticos para las distintas categorías de aceites (Extra Virgen, Virgen y Lampante). Generalmente los aceites del Norte de Argentina suelen estar en los parámetros límites e incluso fuera de ellos, para aceite Extra Virgen. Lo que redunda en menor precio comercial.

En resumen, la olivicultura Argentina al igual que el resto de las economías regionales viene golpeada por varios factores, principalmente los altos costos. Ahora bien, es la olivicultura de Mendoza la que presenta mejores condiciones para salir a la cabeza en esta nueva Argentina que empieza a ajustar algunos de estos factores:

Rescatando un principio de los negocios… location, location, location. Mendoza cumple con los requisitos para la olivicultura, por eso los inmigrantes mediterráneos la eligieron para plantar los primeros olivares de la Argentina.

  • Energía de riego: dispone de riego a nivel, ahorrando energía para riego. (Reducción de 20% de costos de producción respecto otras zonas Argentinas)
  • Productividad: El clima mendocino es propicio para maximizar la lipólisis (producción de grasa) del olivo. Permitiendo rindes promedios de 2.000 Kg de aceite/Ha.
  • Calidad de Producto: Nuevamente es la ubicación y el clima quien se lleva los méritos. Los compradores de aceite saben que el aceite Mendocino es excelente para mejorar químicamente y organolépticamente otros aceites.
  • Costos de producción: aquí al igual que el resto de Argentina la mecanización depende principalmente del sistema de plantación. Si fuera apto para cosechar mecánicamente, por ejemplo con New Holland 9090 o 7090, Mendoza cuenta con una gran ventaja. Hay gran oferta de este tipo de cosechadoras, dado que se comparten con el vendimia, y para el momento de cosecha del Olivos, la vendimia ya se encuentra finalidad, habiendo alta oferta de las mismas, a precio muy competitivos.

En los últimos 10 años se han desarrollado algunos grandes emprendimientos olivícolas en Mendoza, sabiendo capitalizar estas ventajas comparativas. Así, por ejemplo, ADBlick Olivos continúa fondeando un proyecto de 800Has en Rivadavia, Mendoza. Actualmente con 600Has plantadas, con un sistema moderno de plantación “Intensivo”, 100% regado con sistema de gotero auto-compensado. Capitalizando todas las ventajas ya mencionadas de la olivicultura mendocina. A pesar de la crisis del sector, proyectan una renta anual del 7% en dólares para sus inversores minoristas. Resulta que esta empresa desarrolla esta plantación financiada con pequeños ahorristas permitiéndoles formar parte de un gran proyecto con inversiones a partir de 20.000 USD.

Share on Facebook

ACEITE DE OLIVA: ALIMENTO NACIONAL EN BUSCA DE RECUPERACION

Históricamente ha sido la cuenca del Mediterráneo el lugar por excelencia, no solo de producción sino además de consumo, del aceite de oliva. Esta región acapara el 90% de la producción, el 77% del consumo y el 95% de las exportaciones. Sin que esto lo intimide, el aceite de oliva de producción nacional tiene una altísima calidad, pero a pesar de ser el líder fuera de Europa, solo representa el 1% de del mercado internacional.

La coyuntura Argentina y los problemas de competitividad de las economías regionales han golpeado fuertemente al campo, y el negocio olivícola no ha sido la excepción. Si bien la producción argentina creció un 250% desde 2010 y el aceite de oliva fue declarado alimento nacional en 2013, en la última campaña la producción cayó de 23 mil a 17 mil toneladas, y este número es solo el 80% de la producción potencial que posee el país.

Panorama:
Los precios de las tierras han caído, si comparamos los mismos contra otras geografías, por ejemplo, Chile (15.000 contra 28.0000 dólares por terreno), lo cual le da potencialidad al negocio. Además de esto, los precios del aceite de los cuales el negocio tiene gran dependencia, se dispararon los últimos 6 meses debido a la mala producción europea (de 2.000 a 3.200 euros la tonelada). Esta tendencia se espera continúe, ya que para la campaña que se viene se estima una contracción del 27,5% en la producción mundial (según datos del Consejo Olivícola Internacional).

Con la intención de reconquistar mercados que se fueron perdiendo, es necesario el apoyo del gobierno, ya que se dificulta para los productores financiar la próxima campaña que en el norte argentino ya empezó, por la que se estima se necesitara de 80 millones de pesos para su cosecha.

Si bien la emergencia climática continua entorpeciendo el panorama, un sostenido aumento de precios, un cambio de gobierno que mejore las condiciones coyunturales y un dólar más competitivo, hacen pensar que el aceite de oliva argentino puede recuperarse y tomar fuerza en los mercados internacionales. Para esto, es necesario lograr eficiencia y productividad, lo cual se obtiene a través de la aplicación de tecnología.

Share on Facebook

Aceite de Oliva: ¿Oro verde?

Según datos recogidos de Market Watch el precio del aceite de oliva en el mundo se irá hacia las nubes. Los factores causantes: la poca lluvia que ha caído y una mosca de la fruta desagradable. Ambos factores están haciendo daños a los cultivos de oliva del mundo. El impacto es especialmente grave en España, el mayor productor mundial de aceite de oliva, donde se espera que la producción de la cosecha que se está recogiendo en estos momentos resulte la mitad de la cantidad récord de hace un año. Sumado a esto que la cosecha anual de aceitunas resultó mala, la segunda en tres años, por lo que el efecto se multiplica ya que no se cuenta con excedentes de años anteriores. – Debido a esto y de acuerdo con el Consejo Oleícola Internacional la producción caerá un 27% respecto al año anterior.

Los precios ya han subido en el nivel mayorista. El costo de una tonelada métrica de E.V.O.O. llegará a $ 4,281.95, un 18,5% más alto que en el año anterior según datos compilados por el Fondo Monetario Internacional. Los consumidores de aceite de oliva notaremos el aumento con los aceites de la nueva cosecha que saldrán al mercado entre febrero y abril y para los que hemos cambiado al aceite de oliva para cocinar, las posibilidades se abrirán a productos menos costosos como pueden ser las mezclas, aunque podría ser más tentador variar hacia el aceite de colza – una fuente de aceite de canola – y el aceite de palma ya que para ambos están cayendo los precios, de acuerdo con los precios de futuros en la Bolsa Mercantil de Chicago.

No es ninguna sorpresa que el aceite de oliva virgen extra sea el más afectado, dado que es el de grado más alto y el más costoso de producir. En ADBlick lo sabemos y lo hemos vivido. Ahora bien, para nuestros olivares y producción esto representa sin duda una oportunidad a la cual estamos atentos y preparados con Olivos I y Olivos II. Y esperemos la cosecha de colza que nos dará la campaña de Granos.

Share on Facebook

ADBLICK AGRO S.A. : un pantallazo de la empresa

En ADBlick agro nos especializamos en la búsqueda y análisis de oportunidades de inversión en el sector agropecuario que demuestren ser una alternativa atractiva, así como en la estructuración del vehículo de inversión necesario y la administración y control del proyecto.

Actualmente la cartera de ADBlick cuenta con 4 proyectos activos: ADBlick Granos, ADBlick Olivos I, ADBlick Olivos II y ADBlick Pecán. Dichos proyectos totalizan una inversión bajo administración de alrededor de 33MM USD y un total de alrededor de 800 inversores activos.

A la fecha, nos encontramos en la etapa de pre-lanzamiento de dos nuevos proyectos: ADBlick Campos y ADBlick Bovinos; y avanzando en el análisis de un proyecto que consiste en la integración hacia adelante en la cadena de valor de ADBlick Granos (originación + trading). A su vez, ADBlick Insumos busca desarrollarse en la comercialización y distribución de insumos agrícolas mediante un modelo de negocios innovador. Mediante los mismos, buscamos diversificar nuestra cartera, sumando proyectos de bajo riesgo y de mediano plazo, en un contexto que ofrece oportunidades en dichos rubros.

En ADBlick Campos apuntamos a la compra de un campo en un contexto de baja de precios con el objetivo de generar una reserva de valor, obtener una renta anual a través del arrendamiento y un potencial de revalorización futuro. Desde el 2011 a la fecha el valor de los campos ha descendido un 20%, con la particularidad que el país se ha desacoplado de una tendencia global alcista en el mismo período. Esta baja es explicada en gran parte por factores internos, como es el cepo cambiario, la restricción para girar divisas, la Ley de Tierras, la intervención de los mercados, el desdoblamiento cambiario, y la pérdida de rentabilidad del negocio agropecuario (por mayor riesgo y mayor presión impositiva). Mucho se habla de que el precio de los campos ya tocó piso, y se espera que con políticas que incentiven la producción y devuelvan la rentabilidad al negocio agropecuario, los mismos retomen la tendencia alcista. Es de esperarse que la tasa de crecimiento anual del valor de la tierra sea algo menor que el 23% registrado desde 2001 a 2011. Es por lo antes mencionado que desde ADBlick agro nos encontramos en búsqueda de una oportunidad de inversión inmobiliaria en tierra, mirando a un horizonte de 5 años y esperando una revalorización anual del 6%, junto a una renta anual por arrendamiento de alrededor del 3%. El ticket mínimo de ingreso para los inversores es de 30.000 USD.

Por otro lado, nos encontramos avanzando en un proyecto ganadero de ciclo completo (ADBlick Bovinos). Vemos que en el mundo la demanda de proteína es creciente y constante y dicha tendencia se mantendrá, el precio internacional de la carne presenta una tendencia alcista en los últimos años, y el MERCOSUR es, por naturaleza, una de las regiones que presenta mayor potencial para abastecer la demanda futura. Internamente el valor de la carne y la competitividad del sector se recompusieron, y se han perdido 10 MM de cabezas en los últimos años que debemos recuperar si pensamos en ampliar la capacidad exportadora de cara al futuro. Creemos que el momento de ingresar al negocio es hoy entendiendo que el mismo presenta un ciclo productivo largo, lo que nos permitiría estar en régimen en el año 2016/2017, y considerando que los valores actuales de ingreso se encuentran en niveles interesantes. Entendemos que debemos estar preparados para el 2016, y que quien quiera ingresar al negocio en dicho momento posiblemente entre caro. Se dice que “la ganadería es la caja de ahorro de los campos”. Es un negocio que se analiza en cantidad de cabezas y kilos de carne, lo que genera una reserva de valor para el inversor. Apuntamos a iniciar el negocio con un rodeo de entre 1500 y 1800 vientres, sobre campo arrendado. El ticket mínimo de inversión para este caso es de 15.000 USD oficiales.

Tanto el proyecto de ADBlick Campos como ADBlick Bovinos se encuentran en etapa de pre-suscripción hasta el mes de febrero, haciéndose efectiva la inversión a partir del mes de marzo.

Desde ADBlick estamos trabajando fuertemente en la alternativa de integración en la cadena de valor del sector agrícola, buscando avanzar en la comercialización de granos. Estamos convencidos que la integración generará sinergias con el sector productivo, y le quitará volatilidad si analizamos el negocio en su conjunto. De esta forma ADBlick Granos contará con dos unidades de negocio: ORIGINACIÓN Y TRADING.

Por último, bajo el nombre de ADBlick Insumos buscamos ingresar en la cadena de insumos agropecuarios. Dicho mercado presenta un tamaño de 2500 MM USD. A partir del análisis de las tendencias del mismo y lo que ha sucedido en otras industrias, creemos que existe una oportunidad de agregar valor en el eslabón de comercialización y distribución. Apuntamos a crear un modelo de negocio innovador, utilizando las tecnologías disponibles en la actualidad.

Share on Facebook

FRASE DE LA SEMANA

Share on Facebook